Declaración conjunta a 5 años de Curuguaty

El 15 de junio de 2012 ocurrió en Paraguay una masacre que cambió para siempre la historia de nuestro país. La masacre ocurrida en las tierras de Marina Kue (Curuguaty) es un emblema de la injusticia, de la violencia sobre el campesinado y de la resistencia del pueblo paraguayo. En esas tierras que son propiedad del Estado, pero que pertenecen a los campesinos y campesinas por legítimo derecho, fueron asesinados en pocos minutos 11 campesinos y 6 policías.

Todas las campesinas y campesinos sobrevivientes, víctimas de ese operativo de armado mafioso, fueron imputados por delitos que no cometieron. Mientras que ni un sólo policía fue investigado hasta el día de hoy. Desde el principio la Fiscalía escondió e inventó pruebas, falsificó testimonios que fueron contradictorios y acusó solamente a campesinos buscando esconder la verdad y así encubrir a los verdaderos responsables. Pero no solo la Fiscalía encabezada por Jalil Rachid actuó de esa manera. El juez José Dolores Benítez, la jueza Janine Ríos, los miembros de la Cámara de Apelaciones, los miembros de la sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal General del Estado y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados legitimaron, encubrieron este montaje judicial permitiendo que la farsa continuara, pretendiendo acallar a todo un pueblo que conoce la verdad y reclama justicia.

Durante el largo proceso judicial quedó demostrado que no hubo invasión de propiedad privada y que las campesinas y los campesinos estaban organizados legalmente para construir un asentamiento en Marina Kue. En cambio, ningún testigo policial o forense constató la absurda hipótesis de la fiscalía.

Sin embargo, el 11 de julio del año pasado el Tribunal de Sentencia decidió condenar sin pruebas a todas las campesinas y campesinos con penas de entre 4 y 35 años de cárcel. De esa manera, se condenó la pobreza de estas personas en un país que arroja los peores índices de desigualdad y de distribución de la tierra, ya que solo un 3% de los propietarios concentra el 85% de las tierras y existen 9 millones de hectáreas de tierras malhabidas, es decir, en una situación legal absolutamente irregular como herencia de la larga dictadura de Alfredo Stroessner.

Los empresarios terratenientes (sojeros y ganaderos) son quienes usurpan las tierras que corresponden a la reforma agraria y no conformes con ello persiguen y reprimen a la población indígena y campesina de diferentes formas. Es la Masacre de Curuguaty la expresión más cruel de estas alianzas económicas y políticas organizadas, que avanzan sobre los territorios destruyendo la naturaleza, la biodiversidad y las comunidades que habitan allí.

Las campesinas y campesinos de Curuguaty han sido condenados por defender la tierra, por buscar un futuro digno. Las campesinas han sido condenadas además por su condición de mujeres, acusadas por la fiscalía de actuar como simples “señuelos distractores” de un supuesto plan campesino para asesinar policías.

Por eso decimos, que ésta condena, que no se basa en pruebas, es una condena política, y que nuestras compañeras y compañeros de Curuguaty son presos políticos.

A lo largo de estos 5 años hubo una enorme solidaridad en Paraguay y en todo el mundo. Dolores López, Fani Olmedo, Lucía Agüero, Alcides Ramírez, Felipe Benítez, Adalberto Castro, Juan Carlos Tillería, Arnaldo Quintana, Luis Olmedo, Néstor Castro y Rubén Villalba han sido los protagonistas y motores de esta enorme solidaridad. Sabemos que son inocentes y queremos que los verdaderos responsables de esta masacre sean señalados.

Hoy, a 5 años de la Masacre de Curuguaty, desde la migración paraguaya en la Argentina exigimos:

JUSTICIA para todas las víctimas de la terrible masacre de Curuguaty, y sabemos que para que esto ocurra, debe abrirse una investigación imparcial que busque la verdad. Familiares de víctimas y sobrevivientes deben ser reparados por tanta pérdida y sufrimiento ocasionado a largo de estos años.

Exigimos que la totalidad de las TIERRAS de Marina Kue sean entregadas a las campesinas y campesinos de Curuguaty para la construcción de una comunidad para el desarrollo de la vida y la producción. Para que se pueda hablar de Justicia, se precisa garantizar el acceso a las tierras de todas las comunidades indígenas y campesinas en Paraguay.

Reclamamos la inmediata LIBERTAD de todas las personas condenadas sin pruebas.

Está en manos de la Corte Suprema de Justicia revertir la sentencia y liberar a las presas y presos políticos de Curuguaty, sin embargo, frente al vergonzoso circuito judicial paraguayo que ha demostrado total dependencia de los poderes económicos y políticos, nacionales y transnacionales sabemos que sólo la organización del pueblo paraguayo con el acompañamiento de la solidaridad internacional, logrará revertir esta enorme injusticia.

¡Es tiempo de justicia, tierra y libertad!

Firman:

Movimiento 138

Asamblea de Inmigrantes Paraguayos en Argentina

Partido Comunista Paraguayo

Adhieren las siguientes organizaciones e instituciones:

Liga Socialista Revolucionaria (LSR).

Asamblea de Mexicanxs en Argentina.

Movimiento Político y Social Colombiano

Marcha Patriótica Capítulo Argentina.

Barricada Tevé.

Acción por la Biodiversidad.

Productores Independientes de Piray (PIP).

Servicio de Paz y Justicia (Serpaj).

Tinto, Mate y Resistencia.

Pañuelos en Rebeldía.

Movimiento Popular Patria Grande.

Resumen Latinoamericano Contrainformación.

Grupo Mainumby – Universidad Tres de Febrero (UNTREF).

Grupo Paraguay. Grupo de Estudios Sociales sobre Paraguay (GESP). UBA.

Central de trabajadores de la Argentina Autónoma. CTA-A.

MST Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y Red Ecosocialista.

Asociación de Profesionales Paraguayos en Argentina (APPEA).

Centro Cultural Kichari Huasi – Hurlingham

Colectivo Simbiosis Cultural.

Centro autogestivo y cooperativo “Juana Villca”.

Movimiento Centroamericano 2-Marzo.

Asociación Civil Rompiendo Muros.

Organización social “El Transformador”.

Movimiento político y social Congreso de los Pueblos Capitulo Argentina.

Democracia Socialista-CAUCE UBA

Frente Salvador Herrera. Buenos Aires.

Comisión de Derechos Humanos de la Orden de Abogados de Brasil, Sección Rio de Janeiro (Brasil).

Liga Argentina por los Derechos del Hombre.

Junta Interna de ATE en el INCAA.

Corriente Política 17 de Agosto.

“No Matarás”. ONG ambientalista y contra la represión institucional.

Movimiento Popular la Dignidad

Izquierda Popular

Colectivo Paraguay Resiste en Madrid y Barcelona

Corriente de Organizaciones de Base La Brecha

Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas Conamuri (Paraguay).

Adhieren también las siguientes personas:

Atilio Borón, politólogo argentino.

Ricardo Canese, parlamentario del Mercosur y secretaría de relaciones internacionales del Frente Guasu.

Sandra Nicosia. Trabajadora CONICET. (Misiones/ Argentina).

Rocco Carbone. Docente e investigador CONICET/UNGS.

Marcela Lezerovich. Kinesióloga (Argentina).

Rodolfo Garcia Silva, Movimiento Nacional Alfonsinista Morón.

Ticio Escobar. Curador, profesor, crítico de arte y promotor cultural paraguayo.

Carlos Aznárez, director y periodista de Resumen Latinoamericano.

Fernando Cardozo. Relaciones Internacionales Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma.

Sandra González, militante de la campaña por la libertad de los 6 campesinos (Paraguay/Argentina).

Marina Casales, periodista, docente e investigadora. Universidad Nacional de Misiones (UNaM).

Gerardo Szalkowicz, periodista, La Plata.

Patricia Lizarraga, investigadora y docente. Buenos Aires.

Clyde Soto Badaui. Investigadora del Centro de Documentación y Estudios (CDE). Paraguay.

Sabrina Rodríguez. Investigadora. UBA.

Mabel Oviedo – Activista por el derecho de acceso a la información pública. Investigadora Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Misiones.

Álvaro de Águila. Antropólogo y Músico. Buenos Aires.

Virginia King. Activista por los derechos humanos. Venezuela.

Octavio Javier Páez, Juventud Revolucionaria Febrerista. Regional Buenos Aires.

Fabrizio Di Buono. ARCI Cosenza (Italia).

Azahar Páez, migrante paraguaya en Argentina.

Liliana Fátima Ramírez. Docente de música. Buenos Aires.

Lidia Allende. Delegada gremial, banco Provincia y Asociación bancaria. Argentina.

Inés Hayes. Comunicación y Prensa. CTA.

Mónica López. Frente Salvador Herrera. CTA Capital.

Irene Bogarín. Migrante Paraguaya. CTA.

Juan Ignacio Aréchaga, periodista.

Marcelo Chalréo, miembro del Consejo Ejecutivo de la Asociación Americana de Juristas (Brasil).

Ramón Cardona, en representación de la Federación Sindical Mundial en “Nuestra América”.

Susana Novick, Doctora en Ciencias Sociales (UBA). Investigadora del CONICET.

Mario Castells y Tomas Zayas. Movimiento por el Socialismo (MPS).