“Unidas por la Justicia y la Igualdad”: 2° Congreso Nacional de Conamuri

Pidiendo “Por la vida, el pan, la justicia y la igualdad, unidas contra el ALCA”, la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas (Conamuri) realizó los días 16 y 17 de octubre del año 2002, en el local del ex Seminario Metropolitano de Asunción, su 2° Congreso Nacional, en el que participaron más de mil mujeres delegadas de 13 departamentos.

La Conamuri, creada en 1999, recuerda desde ese año el Día de la Mujer Rural con la marcha de miles de mujeres campesinas que llegan hasta la capital para reclamar al gobierno mejores condiciones de vida, y el año pasado, además de la marcha, organizó su primer congreso anual. Antes de este 2° Congreso, la Conamuri organizó un Precongreso para estudiar la propuesta de sus estatutos sociales, que se aprobaron durante el Congreso, con las modificaciones pedidas por las delegadas de las organizaciones integrantes.

Los objetivos principales del Congreso fueron la aprobación de los estatutos nuevos, además de la elección de la nueva conducción nacional, la que finalmente quedó conformada por: Maguiorina Balbuena, coordinadora de la Secretaría de Relaciones, Julia Franco en la Secretaría de Organización; Zoila Reyes, Secretaría de Actas y Archivo; Ceferina Guerrero, Secretaría de Finanzas; Nidia Fernández, Secretaría de Educación; Eugenia Servín, Secretaría de la Juventud; Elvira Ríos, Secretaría de Salud, y Beatriz Rivarola, Secretaría de Medio Ambiente.

En el marco del Congreso se realizaron también otras actividades como:

  • Un panel-debate sobre el proyecto del ALCA (Área de Libre Comercio para las Américas), que contó con el apoyo de la Plenaria Popular Permanente.
  • El festival folklórico donde participaron artistas solidarios que llegaron hasta el local del ex Seminario Metroplitano para apoyar a la Conamuri; durante el festival también se realizaron manifestaciones de la cultura de los pueblos indígenas.
  • Se lanzó la “Campaña en defensa de las semillas nativas y contra las transgénicas”, donde delegadas de los distintos departamentos intercambiaron más de 80 variedades de semillas y plantas medicinales, con el objetivo de mejorar y rescatar las semillas y plantas medicinales que en muchos departamentos ya se han perdido o no son conocidas.

Clausurado el Congreso se inició la marcha que este año se denominó “Marcha por la Democratización del Presupuesto General de Gastos de la Nación y contra los tarifazos y los impuestazos”; la misma partió del local del ex Seminario Metropolitano y llegó hasta el centro de Asunción a la plaza de la Democracia.

La marcha contó con el apoyo de Convergencia Popular Socialista y de la Plenaria Popular Permanente, articulación de la cual la Conamuri forma parte. Antes de llegar a la plaza de la Democracia se tenía planificado pasar frente a la Embajada de Estados Unidos para realizar una manifestación en contra del ALCA, pero ésta fue impedida por la policía.

El principal reclamo de la Conamuri al gobierno fue la distribución justa e igualitaria del Presupuesto General de Gastos de la Nación. Las representantes de la organización llegaron al Parlamento para entregar a la Comisión Bicameral de Presupuesto una propuesta presupuestaria donde se detalla una nueva forma de distribución del presupuesto. Este documento fue elaborado y consensuado por las organizaciones que integran la Plenaria Popular Permanente, y en el mismo se propone la lucha contra la corrupción y el recorte de los gastos superfluos del gobierno, igualmente que lo recaudado sea distribuido equitativamente en áreas críticas como son salud, educación, tierra, construcción de caminos, electrificación, construcción de viviendas y generación de fuentes de trabajo.

Asimismo, las campesinas reclamaron el cumplimiento del compromiso asumido por el gobierno de González Macchi el año pasado, que a través de la Secretaría de la Mujer de la Presidencia de la República y de la Unidad Técnica Ejecutora de Proyectos (UTEP), se comprometió a financiar 79 proyectos productivos; de éstos 40 recibieron el primer desembolso, y los demás se encuentran a la espera de los fondos.

Esto no solo sucede con las mujeres campesinas, el gobierno actual se ha caracterizado por su desinterés e incapacidad para dar respuesta a los reclamos de toda la población, que sigue esperando mejorar sus condiciones de vida.

Lo importante y positivo, a pesar de todo, es seguir reclamando los derechos, y en eso la Conamuri se destaca especialmente, la organización se está consolidando y se ha convertido en un referente para las campesinas.

©Verónica Villalba

Informativo Mujer 159

http://www.cde.org.py/wp-content/uploads/2014/11/Informativo-Mujer-159.pdf