Los feminismos que nos convocan  a la emancipación de los cuerpos y los territorios

Lorena Cabnal, indígena maya-xinca feminista comunitaria de Guatemala, llegó a territorio paraguayo para concretar varias actividades en Asunción relacionados a la sanación política y al feminismo comunitario desde el saber y sentir indígenas.

Primeramente, tuvo lugar una jornada de sanación el 30 de noviembre en el local de la Caosfera; el viernes 1 de diciembre se realizó un encuentro entre mujeres indígenas de Conamuri en el Jardín Botánico de Asunción y  por la tarde se desarrolló un “Conversatorio sobre Feminismo Comunitario” en la Escuela de Ciencias Sociales-UNA.

De la jornada de sanación participaron mujeres de Conamuri, Plataforma de Universitarias Feministas y Base Is, Durante la actividad se compartieron momentos de sentires del día a día de las mujeres; cada una desde su territorio: campo o ciudad. En este espacio, Lorena habló de la sanación y la ternura como actos políticos necesarios que deben realizarse en los espacios organizativos. En otro momento, se compartieron saberes sobre hierbas medicinales del Paraguay y sus propiedades curativas.

“Significó un día de recuperación de saberes ancestrales, la relación con la naturaleza, las semillas, y sanamos nuestra alma pensando en la naturaleza. Vimos todo lo que nos robó el sistema patriarcal, la sabiduría de ser médica, partera o yuyera para sanar; el conocimiento de la cultura indígena, las danzas, la música”, describía Alicia Amarilla, lideresa campesina de Conamuri.

El viernes por la mañana, a la sombra de los árboles, se reunieron mujeres indígenas lideresas de Conamuri con Lorena en un espacio de diálogo y encuentro ancestral. Esa tarde, en la escuela de Ciencias Sociales-UNA, organizado por Base Investigaciones Sociales, el Colectivo de Mujeres Cientistas Sociales (Mucso), la Plataforma de Universitarias Feministas (PUF) y Conamuri, la conferencia se abrió para hablar sobre el feminismo comunitario en un espacio que juntó a mujeres de diferentes edades y territorios para abordar principalmente la lucha de las mujeres indígenas en Guatemala.

Lorena explicó en esa ocasión que en el año 2005 comenzó la idea de defender el territorio cuerpo, el cuerpo como territorio en defensa, en resistencia. En 2007, las jornadas históricas contra 31 licencias de minerías que el Estado guatemalteco había otorgado sin consultar a los pueblos, argumentando que ya no existían. Luego de estas experiencias se llegó a la conclusión de que la defensa y la recuperación es por el territorio-cuerpo y el territorio-tierra como consignas políticas.

“Sobre nuestros cuerpos  nacen todas las opresiones, a la vez son cuerpos sostenedores de las opresiones por la naturalización; el sistema patriarcal actúa como un entronque y cada cual de una forma distinta pero siempre en una relación de poder que no reconoce a la mujer como persona. De esta forma se menciona al sistema patriarcal originario que tiene su tiempo, su contexto, el patriarcado colonial occidental, patriarcado ancestral africano”, dijo Cabnal.

Mencionó además la referente del feminismo comunitario “la necesidad de recuperar la oralidad feminista territorial, es posible resignificar la existencia para sanarse, la potencia política para sanarnos, conectarnos con la naturaleza”. La sanación debe ser feminista, debe ser politizada, al decir de la conferencista.

Habló de que no cree que exista un solo feminismo sino varios feminismos, que son  los feminismos que nos convocan  a la emancipación de cuerpos y territorios; en ese sentido, ella se reconoce en el feminismo comunitario. “La pluralidad feminista nos convoca a volver a tejer la red de la vida en este tiempo que nos ha tocado nacer”, reflexionó Lorena Cabnal en la conferencia, con una tranquilidad y una sonrisa que atraparon a las personas que la escuchábamos.