Sesión Especial del Foro Campesino con Pastores/as y Ganaderos/as

Organizado conjuntamente por FIDA y Veterinarios Sin Fronteras, se realizó en la ciudad de Roma la 6° sesión especial del Fafo (Farmers’ Forum o Foro Campesino), entre el 10 y el 13 de febrero.

En el encuentro regional de pastores y criadores/as de ganado que se realizó en La Paz Bolivia a mediados de enero pasado, en preparación del Encuentro Mundial del Foro Campesino FAFO-FIDA, fue designada como integrante de la delegación latinoamericana nuestra compañera Alicia Amarilla.

DECLARACIÓN DE LA SESIÓN ESPECIAL CON PASTORALISTAS Y GANADEROS EXTENSIVOS

Roma, 13 de febrero 2016

Nosotros, los representantes de pastores y ganaderos extensivos participantes en la 6a sesión especial con pastoralistas y ganaderos extensivos del encuentro global del Foro de los Campesinos, llevamos las voces de millones del personas de comunidades pastorales en todo el mundo, apreciamos el proceso del Foro Campesino y reconocemos el compromiso del FIDA en apoyar las consultas que se han realizado en Asia, Latinoamérica y África, y reunieron más de 200 representantes de 38 países para recoger nuestros temas sensibles, necesidades, demandas y propuestas para mejorar nuestros medios de vida.

El pastoralismo es el principal medio de vida en muchas zonas áridas, zonas de montaña y otras áreas donde otras formas de prácticas agrícolas son imposibles. Los pastores contribuyen a la gestión de los pastizales, la gobernanza de los pastizales y la protección de los recursos naturales.

En estos territorios desafiantes el pastoralismo representa la mejor estrategia de vida para proporcionar alimentos, ingresos y empleo; éstos, no sólo benefician a las comunidades de pastores, sino también a los que viven en las zonas agrícolas, en los centros urbanos y en las regiones costeras; todos se benefician del comercio regional y de las cadenas de valor de los productos pastoriles.

El pastoralismo también proporciona servicios a los ecosistemas esenciales tales como la captación de carbono y la conservación de la biodiversidad.

Los pastores dependemos de la movilidad del ganado y tierras de uso común para nuestra subsistencia. Usamos nuestros conocimientos y sistemas tradicionales de acceso a las tierras para producir alimentos y aprovechar las oportunidades de mercado.

La movilidad es fundamental para las estrategias de adaptación y resiliencia de nuestras comunidades para hacer frente a la variabilidad del clima y para mitigar las situaciones de crisis.

Las mujeres pastoras juegan un papel fundamental y cada vez mayor en la resolución de conflictos, la cohesión, la construcción de la paz y la soberanía alimentos.

A pesar de los muchos beneficios que el pastoralismo proporciona, nuestras comunidades deben enfrentar numerosos retos que amenazan nuestra forma de vida.

Nosotros padecemos la marginación social, política, cultural, y ambiental la exclusión del diálogo político, las injustas condiciones del mercado y los bajos niveles de inversión que conllevan un acceso limitado a servicios de atención primaria y a infraestructuras básicas.

Estamos sujetos a políticas desfavorables que conducen al despojo de las tierras y sus recursos naturales, induciendo a la sedentarización y el desplazamiento. El acaparamiento de tierra y de aguas, la presión demográfica, el cambio climático y la degradación del medio ambiente están dañando nuestros medios de vida y aumentando los conflictos, la inseguridad y la migración de nuestra juventud.

A menudo, las inversiones se hacen en el nombre del interés público y del desarrollo nacional, sin embargo dañan directamente e indirectamente a nuestros medios de vida a través del acaparamiento de tierras, aguas y recursos naturales.

El pastoralismo es más que una producción ganadera; es una forma de vida, una cultura y una identidad. Los pastores somos ciudadanos y nuestros derechos, cultura e instituciones tradicionales tienen que ser reconocidos y respectados.

Hacemos un llamamiento a FIDA a que reconozca la particularidad de nuestros medios de vida que requiere inversiones y enfoques específicos.

Áreas prioritarias para las inversiones en función de los pastoralistas y los ganaderos extensivos.

Nosotros hacemos un llamamiento al FIDA para que sus inversiones se enfoquen al desarrollo de recursos pastoriles (desarrollo humano, ganado y recursos naturales).

Para ello, el FIDA deberá promover infraestructuras claves para el sector, y en particular:

  • Apoyar la provisión de pozos durables en lugares estratégicos para los pastores y los ganaderos extensivos. Por ejemplo, promover las energías renovables para la utilización de los recursos hídricos subterráneos para los pastizales y otras actividades.
  • Construir, rehabilitar y mantener las carreteras rurales, corredores para el tránsito de ganado para mejorar la accesibilidad a los pastizales y la movilidad.
  • Invertir en las infraestructuras / unidades de producción y en las tecnologías innovadoras para las pasturas/la producción de alimento animal, la transformación de productos animales y la generación de valor agregado. Asimismo, el FIDA deberá facilitar el acceso de los pastores y los ganaderos extensivos a servicios económicos para el desarrollo de las cadenas de valor: – Apoyar el acceso a insumos para la producción ganadera: servicios veterinarios, nutrición, servicios de consultoría, etc.
  • Promover el acceso al mercado para los productos de los pastores y los ganaderos extensivos a todos los niveles: mercados locales, nacionales, regionales e internacionales.
  • Promover la provisión coordinada e inclusiva de servicios transfronterizos en campos como: la salud animal, el control epidemiológico, los Sistemas de Alerta Precoces, el desarrollo de cadenas de valor, los servicios de información sobre mercados.
  • Apoyar el fortalecimiento de capacidades, especialmente enfocado a las mujeres y los jóvenes.
  • Apoyar la capacitación profesional y los programas móviles de enseñanza para los pastores y los ganaderos extensivos.
  • Apoyar el desarrollo de actividades alternativas y complementarias para la generación de renta, especialmente aquellas que promueven los conocimientos y las prácticas tradicionales (artesanías, actividades no-agrícolas, eco-turismo/turismo comunitario, producción, procesamiento y comercialización de plantas medicinales).
  • Apoyar la articulación de organizaciones desde lo local a lo global.
  • Apoyar el desarrollo de habilidades para los negocios y la gestión de empresas, especialmente para las mujeres y los jóvenes.
  • Documentar y promover el uso de conocimientos y saberes tradicionales/indígenas de los pastores y los ganaderos extensivos sobre plantas, razas animales, medicina etno-veterinaria, etc. Apoyar los servicios sociales adaptados a los medios de vida móviles.
  • Otorgar o mejorar el acceso a los servicios financieros (ahorro, crédito, seguros, etc.)
  • Proveer servicios adecuados y apropiados de salud y educación formal e informal para las comunidades nómadas (clínicas móviles, etc.). – Promover programas de protección social.
  • Apoyar las tecnologías de información y comunicación cómo la telefonía móvil y fija, y estaciones radio.

Con respecto a juventud y género, se debería dar mayor énfasis al empoderamiento de jóvenes y mujeres y fortalecer su acceso a los recursos, capacitaciones y liderazgo dentro de sus mismas organizaciones.

ÁREAS PRIORITARIAS PARA EL FIDA QUE FACILITEN EL DIÁLOGO, LA INCIDENCIA POLÍTICA Y OTRAS INICIATIVAS EN APOYO DE LAS ORGANIZACIONES DE PASTORES Y GANADEROS EXTENSIVOS.

Durante la Sesión Especial con los pastores y ganaderos extensivos en el Foro Campesino de 2016, nosotros los representantes de pastores y ganaderos extensivos dirigimos al FIDA unas recomendaciones específicas con respecto a las prioridades en el diálogo sobre políticas, con el fin de crear un entorno propicio al desarrollo del pastoralismo.

Nosotros exigimos al FIDA que desarrolle una política en materia de pastoralismo también en línea con las recomendaciones que recibieron en la “Evaluación conjunta sobre el desarrollo y la actuación de proyectos de desarrollo pastoral realizados por FAO y FIDA”.

Esta política es necesaria porque el pastoreo requiere un enfoque especial, ya que no es sólo una actividad económica, sino también una forma de vida basada en una rica herencia de los conocimientos tradicionales/indígenas, culturas y apropiación.

Esta política debe incluir un enfoque particular con respecto a las mujeres y debe ser en todos los niveles inclusiva a todos los niveles de las instancias de género.

Además, ésta política deberá desarrollarse dentro de un marco más amplio de los derechos humanos.

El FIDA, a través de sus programas de inversión y subvenciones, debería fortalecer las capacidades institucionales y la gobernanza de las organizaciones de pastores y ganaderos extensivos para influir en los procesos políticos a nivel local, nacional y regional.

El FIDA debería proveer apoyo especifico para estas instituciones, organizaciones y redes con el fin de establecer mejores sistemas internos de colección de datos que serán usados para acciones de incidencia política (ej. datos sobre: el impacto del cambio climático sobre el pastoralismo; las contribuciones nacionales y del sector al PIB/la economía/la seguridad alimentaria; los sistemas de alerta precoz, etc.).

El FIDA debe seguir apoyando a éstas organizaciones para que tengan acceso a intercambios de conocimientos y experiencias (programas sur/sur) y para monitorear y evaluar la implementación de políticas públicas y su nivel de adecuación.

Por lo tanto, el FIDA debe apoyar la participación independiente de las organizaciones de pastores y ganaderos extensivos en los diálogos políticos a nivel local, nacional, regional y global a través de legislaciones adaptadas y la creación y fortalecimiento de plataformas que permitan la formulación de políticas con los gobiernos y las instituciones regionales.

El FIDA debería seguir aplicando su política de mejora al acceso y tenencia de tierras, con especial atención a la seguridad y tenencia de, tierras de pastoreo de uso común y a la gestión de los recursos naturales.

Particular atención debe dedicarse a los movimientos transfronterizos, la movilidad y los conflictos en éstas áreas.

Para ello, los principios operativos de “Consentimiento Previo e Informado” se deben aplicar de manera sistemática en todos los proyectos y programas de inversión.

INCLUSIÓN DE LAS ORGANIZACIONES DE PASTORES Y GANADEROS EXTENSIVOS EN LAS DIFERENTES ETAPAS DEL MODELO DE EMPRESA DE FIDA

El pastoralismo representa una cuestión central para el FIDA, y el mandato del FIDA necesita su integración en varias áreas temáticas.

Por lo tanto, hacemos un llamamiento al Comité de pilotaje del Foro Campesino a dar seguimiento a su principio de inclusividad establecido en el Consenso del Foro Campesino en 2005 y por lo tanto incluir a WAMIP y otras redes globales y regionales de pastores y de ganaderos extensivos, como miembros del Comité de Pilotaje del Foro Campesino, e incluir esas alianzas en otros procesos de toma de decisión política a nivel nacional, regional y global.

También pedimos al FIDA que tenga en su equipo un técnico especializado en asuntos de pastoreo. Apelamos a IFAD para que informe a tiempo y de forma sistemática las organizaciones de pastores y de ganaderos extensivos sobre el calendario y el proceso preparatorio de sus estrategias nacionales (COSOP) y de sus proyectos de inversión hasta que estas organizaciones puedan participar de forma efectiva.

Los COSOP deben basarse en unas evaluaciones participativas de los aspectos sociales, económicos, culturales y de los medios de subsistencia de las comunidades de pastores. Hacemos un llamamiento a FIDA para promover la participación equitativa de género y la representación sistemáticas de organizaciones de pastores y de ganaderos extensivos en las actividades del los Equipos de Gestión de Programas Nacionales del FIDA y también en el diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de proyectos y programas de inversión del FIDA.

En los acuerdos tripartidos entre el FIDA, los gobiernos y las organizaciones de pastores y ganaderos extensivos, demandamos tomar parte en la ejecución de proyectos y programas de inversión del FIDA para fortalecer el pastoralismo y la ganadería extensiva en armonía con la naturaleza. }

Reconocemos que el mandato del FIDA es trabajar en cada país a nivel nacional, pero le pedimos que adapte su modelo de trabajo para abordar la dimensión regional del pastoreo para incluir los aspectos transfronterizos en lo que concierne los recursos genéticos, las enfermedades de animales, la seguridad, el comercio y el cambio climático.

Esta declaración es la expresión de las necesidades y prioridades de los pastores y ganaderos extensivos de todo el mundo.

Reconocemos al FIDA los esfuerzos realizados para escuchar nuestras voces. Instamos a que nuestras peticiones sean oídas, y a que sean acompañadas por acciones para un desarrollo más sostenible en las zonas de pastoralismo.

Estamos plenamente comprometidos a contribuir y participar en los programas del FIDA.

Hay muchos mitos alrededor de los pastores y los ganaderos extensivos; aquí queremos afirmar en voz alta que nosotros no somos el problema, sino que somos la parte esencial de la solución.