Formarse para elevar el nivel de conciencia y contribuir con la comunidad

Néstor Ávalos es un joven campesino de apenas 21 años, oriundo de la comunidad de Limoy II en el distrito de Minga Porã –Alto Paraná– y participa del 11° Curso de Teoría Política Latinoamericana que se realiza en la Escuela Nacional Florestán Fernandes, del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra del Brasil (MST).

El próximo 15 de octubre, la Conamuri cumple 18 años de lucha y de vida institucional. Ese mismo día, Néstor recordará también que su militancia empezó en Conamuri hará justo 4 años.

El Curso de Teoría Política Latinoamericana de la ENFF está dirigido a integrantes de las diversas organizaciones y movimientos sociales de América Latina y el Caribe. A lo largo de más de una década, este espacio de formación ha recibido a un gran número de militantes de cientos de organizaciones populares de más de 20 países del continente; hay ediciones que cuentan también con la participación de compañeros y compañeras de Europa y de África, lo que significa que está abierto a todos los pueblos del mundo. El Curso inició el 14 de agosto y se desarrolla –en el municipio de Guararema, en la región metropolitana de São Paulo–, hasta el 12 de noviembre del corriente.

Se trata de un intenso proceso pedagógico que tiene diversos momentos de aprendizaje. Del mismo modo que se aprende en el aula a través de las cátedras, de la discusión y el debate, así también se aprende trabajando en la cocina o en la huerta.

En los tres meses que dura este espacio de formación, se estudiarán a profundidad textos del pensamiento político y las luchas de Eduardo Galeano, José Carlos Mariátegui y Florestán Fernandes, además de otros grandes revolucionarios de diferentes tiempos y geografías.

Las y los militantes estudian, viven y trabajan en el mismo espacio, la base del aprendizaje es la vivencia, el compartir, poner en práctica en tiempo real los sueños, utopías y prácticas que creemos tienen que formar parte de la nueva sociedad que tanto anhelamos, pero sobre todo construirnos, con mística y con compromiso militante, para elevar el nivel de conciencia y aportar a la transformación social. Esta construcción se realiza con pequeños grandes esfuerzos, como la Escuela de Agroecología, una experiencia formativa de Conamuri de la que Néstor Ávalos formó parte.

Un total de 41 estudiantes delegados de 22 organizaciones y que provienen de distintos territorios de Perú, Ecuador, México, Argentina, Uruguay, Brasil, Suecia, Noruega, Venezuela, Cuba y Paraguay, conforman la décimo primera turma.

De Paraguay participan, además de un militante de Conamuri, representantes del Partido Convergencia Socialista, La Organización de Lucha por la Tierra (OLT) y el Movimiento Estudiantil Crear, perteneciente al Frente Estudiantil por la Educación (FEE).

Cada estudiante forma parte de un Núcleo de Base. El NB es la célula de estudios, de trabajo, de debate y discusión pero también es lo más próximo a una familia, que acompaña durante los tres meses de aprendizaje colectivo. El NB de Néstor se llama “Dandara”, mujer negra de quien conocemos poco, como poco conocemos de la India Juliana. Pero lo que sabemos nos basta para afirmar que ambas fueron mujeres fuertes y guerreras, hijas de esta tierra, donde los colonizadores llegaron y trajeron la esclavitud y el saqueo. Dandara, defensora de su cuerpo, su vida y su comunidad, luchadora como miles de mujeres que habitan nuestra Patria Grande.