En Limoy II se celebró el día de la mujer paraguaya

El 24 de febrero es siempre una buena justificación para las mujeres de la comunidad de Limoy II, en el distrito de Minga Porã (Alto Paraná), para reunirse a conversar, debatir y planificar. Todos los años se juntan en el predio de la escuela o bien en algún lugar amplio donde quepan todas las convocadas para conmemorar el día de la mujer paraguaya, compartiendo a la vez anécdotas, rescatando la memoria histórica y brindando herramientas de la organización para el fortalecimiento comunitario.

Limoy II es el primer asentamiento conquistado en el marco de la lucha por la tierra. Esto ocurrió después de un largo proceso hace más de 30 años en plena dictadura de Stroessner, y en ese proceso de conquista el aporte de las mujeres fue clave y fundamental.

En esta ocasión, las mujeres del asentamiento se reunieron para debatir temas sociales como los conflictos de tierra y la violencia que sigue aumentando.

Hilda Santacruz, lideresa comunitaria e integrante de la Dirección Nacional de Conamuri, nos contó que la preocupación gira también en torno al avance de los monocultivos del agronegocio y la falta de mercado para la producción local, lo cual influye negativamente en la economía familiar. “Una de las propuestas surgidas es cumplir con los requisitos para que familias de escasos recursos sean beneficiadas con la ayuda condicionada del programa Tekoporã”.

La compañera Hilda contó que “como organización estamos acompañando casos de mujeres violentadas en distintas situaciones” y que eso incluye el conocimiento sobre los derechos de las mujeres, el fortalecimiento de la organización de base y la producción orgánica y agroecológica para incursionar en los circuitos del comercio justo, como salidas alternativas para obtener una vida libre de violencia. Es un proceso largo y continuo.